Ciudades Inteligentes: más allá de las tecnologías

mayo 29, 2019
3 cosas que las empresa pueden hacer con #datosabiertos
mayo 17, 2019
Servicios y Tecnología, combinación para la transformación digital
junio 1, 2019
El Banco Interamericano de Desarrollo denomina que "una ciudad inteligente es aquella que coloca a las personas en el centro del desarrollo, incorpora Tecnologías de la Información y Comunicación en la gestión urbana y usa estos elementos como herramientas para estimular la formación de un gobierno eficiente que incluya procesos de planificación colaborativa y participación ciudadana. Al promover un desarrollo integrado y sostenible, las ciudades se tornan más innovadoras, competitivas, atractivas y resilientes.". 
 

Se pronostica que el gasto mundial en las tecnologías que habilitan las iniciativas de Smart Cities alcanzará los US$ 80.000 millones en 2018, según International Data Corporation (IDC).

 
Este concepto, lejos de ser una utopía es una realidad que se construye de forma constante y continúa en diversas realidades de América Latina. Las velocidades en las que se construye y mantiene una Ciudad Digital son distintas entre cada ciudad de la región, pero existen elementos comunes de inversión: eficiencia energética, transporte, seguridad, prestación de servicios públicos, autogestión de servicios y trámites públicos, gobierno electrónico municipal, por mencionar algunos.
 

De acuerdo al estudio Cities In Motion Index (CIMI) 2017, realizado por el trabajo en conjunto entre el Centro para la Globalización y la Estrategia y el Departamento de Estrategia de la IESE Business School de la Universidad de Navarra las 5 ciudades digitales más relevante de la región son: Santiago de Chile, Buenos Aires, Ciudad de México, Montevideo y Medellín (datos al 2016).

 
En nuestra experiencia trabajando en iniciativas de Gobierno Electrónico Municipal, hemos evidenciado que la construcción de ciudades digitales es un proceso vivo y fundamentado en dos ejes centrales: visión y personas. Es decir, la inversión en tecnologías debe dar respuesta a: 1) la visión integral de ciudades digitales, que incluye infraestructura, datos, dispositivos, internet, cosas inteligentes y gestión de información, y 2) a las necesidades, características y potencialidades de sus habitantes y visitantes.
 

Las 13 dimensiones indicadas por el estudio del BID “La ruta hacia las Smart Cities” en las que se recorre el proceso de la Ciudad Digital: liderazgo, equipo, participación ciudadana, problemas, diagnósticos, tecnología, financiamiento, asociaciones, plan de acción, proyecto piloto, ejecución, métrica y continuidad.

 

No son una fórmula mágica o lineal, pero si son condiciones que deben darse para que hablemos de “Ciudades Digitales” en su correcta expresión. De más está decir, que si bien es cierto la tecnología da la base para llamar a una ciudad digital o no, somos las personas las que le damos sentido y estamos al centro de la incorporación de tecnologías.

Nos interesan las Ciudades Digitales porque vivimos a diario la complejidad de la gestión pública, de acceder a servicios municipales y a convivir en entornos que muchas veces, pueden limitar nuestro quehacer social o económico. Por ello, somos orgullosos socios de MISMATICA la plataforma de herramientas y aplicaciones hechas para gobierno locales, y que se ha posicionado como un referente en la región.

Resolver problemas comunes y tomar mejores decisiones son efectos de la transformación digital de las ciudades, y para ello, hemos tomado nuestra experiencia en el ámbito de la gestión pública y de tecnologías que acompaña las herramientas de MISMATICA y hemos diseñado na metodología que aceleración a esta transformación digital municipal, a la que llamamos NEXTCIUDADES que combina las fortalezas de MISMATICA con nuestra experiencia.

Iris Palma, Directora de The Next Services | negocios@thenextservices.com